Ready player one, una novela para los amantes de la ciencia ficción nostálgicos de los 80`s


Nada más ver el adelanto de la película de Spielberg me compré el libro. Mi enhorabuena al equipo de marketing, me tenéis muy bien estudiado. Amante como soy del género de la ciencia ficción, más bien un enganchado sin remedio, necesitaba embeberme de todo el universo de Ready player one (Ediciones B) antes de ver la película. Hacía tiempo que no me metía un chute tan efervescente de literatura ligera, para aliviar la mente de los problemas mundanos.

Porque Ready player one es una novela sin más pretensiones que el entretenimiento, puro y duro. Si vas buscando un libro de más calado seguramente os decepcionará. Pero, si quieres evadirte del mundanal ruido durante unas horas, sin más, como era mi caso, te la recomiendo; siempre que cumplas uno o varios de los siguientes requisitos:

a) ser un nostálgico sin remedio de los maravillosos 80´s -como yo-; 
b) tener una edad comprendida entre los 13 o 18 años, tener complejo de Peter Pan -¿como yo?- o una mente eternamente joven
c) ser o haber sido un amante de los videojuegos -como yo-
d) entretenerte con el género distópico -como yo-.

Ready player one es es un libro de ciencia ficción publicado en el año 2011; es la primera novela de Ernest Cline y se nota, para bien o para mal, en su frescura y sencillez que, a veces, raya la simpleza. Se trata de una novela distópica ambientada en 2044 con continuas alusiones y referencias a la cultura pop de la década de los 80´s -series, películas y música-, quizás demasiadas, a veces cansan. La historia, narrada a un ritmo trepidante, gira en torno a un universo virtual Oasis al que la mayor parte de los habitantes del planeta Tierra están enganchados de una u otra forma. En él puedes ser lo que quieras,  cuándo quieras y cómo quieras, y hacer lo que te venga en gana, siempre que consigas los créditos necesarios. El protagonista, un adolescente huérfano adicto a Oasis y a los videojuegos, se enfrasca en la búsqueda del millonario legado del fundador del mundo virtual. El creador de OASIS es un enorme fan de la década de 1980, así como un fantástico programador de videojuegos. Tras su muerte anuncia en un vídeo que el juego contiene un huevo de pascua. La persona que lo encuentre heredará Oasis y toda su fortuna. La competición es encarnizada entre los Sixers, los empleados de una multinacional que pretende hacerse con el control del mundo virtal, y los Gunters, todas las demás personas que buscan el premio. Así comienza una carrera frenética en la que la única vía para sobrevivir es ganar el juego.
Nota final (para los amantes del género y siendo generoso): ****



Comentarios

Entradas populares de este blog

1Q84, ¿la mejor novela de ficción de la década?

Cinco Esquinas, una novela cien por cien Mario Vargas Llosa

Blade Runner 2049, una película para los que no tienen alma de replicante